Guaraná y pimienta rosa, para eliminar la grasa localizada

Te presentamos estos dos componentes juntos porque, aunque cada uno tiene sus efectos propios, juntos hacen un combinado que nos encanta.

El guaraná y la pimienta rosa aceleran la combustión de la grasa, provocando la desaparición de las células adiposas. Moviéndote, potenciarás el «choque» de los adipocitos para que se consuman. Reduces la celulitis atacando justo uno de sus componentes, la propia grasa.

Y encima pierdes peso y volumen (siempre dentro de un contexto de vida sana y ejercicio). La falda de hace un par de años volverá a servirte.

El guaraná reduce la inflamación, previene los síntomas del envejecimiento, algo que comparte con la pimienta rosa por sus antioxidantes. Esta especia mejora la elasticidad de la piel, lo que viene genial cuando adelgazamos, que nadie quiere flaccidez y estrías.

Cayena, canela, cola de caballo e hinojo, para depurar y desinflamar

El Fucus activa, el guaraná con la pimienta rosa queman la grasa, ¿y quién se encarga de eliminar los líquidos y las toxinas resultantes? Este grupo de plantas toma el relevo porque son muy diuréticas, además de grandes antioxidantes, regenerantes y antibacterianas.

Lo consiguen con varios mecanismos, mira:

Estimulando el riego sanguíneo, fortaleciendo los vasos y haciendo que los fluidos se muevan y circulen. Fuera toxinas y centímetros de más. Pierdes peso y volumen, te duelen menos las piernas y mejoras la piel de naranja.

Fucus vesiculosus, que acelera el consumo de grasa

La mejor manera de deshacerse de la grasa es quemándola. El alga Fucus es un potente acelerador del metabolismo de las células adiposas y también estimula la microcirculación dérmica. Así que la piel pedirá combustible y la materia grasa que está «de siesta» empezará a ser activada, consumida y… adiós.

El Fucus hidrata, estimula la retención del colágeno y es rico en antioxidantes. Así reducimos y prevenimos las estrías y le damos a la piel una nueva juventud. Brillante, bonita y sana.

Manteca de karité y aceites de almendras dulces y de girasol, para regenerar y cuidar

La grasa se quema, los fluidos se mueven y ahí está la piel, agradecida contigo. ¡Pero también puede quedar un poco flácida! Ahí es donde actúan estos aceites, aportando su riqueza de antioxidantes y estimulantes del colágeno y la elastina. . Al neutralizar a los radicales libres, los antioxidantes devuelven la juventud a la piel. conectado con los
probióticos para activar las defensas naturales de la piel.

Y ya sabes qué es eso: más firme, elástica y saludable. Más resistente a todo.

Y con el colágeno y la elastina se vuelven a formar buenas redes que sostienen, añaden elasticidad y reducen las estrías de muslos y abdomen, que tras adelgazar ya se sabe.
Levanta esos brazos y mira: ya no hay piel colgando.

Ah, y no olvides. Esta crema, al contrario de lo que suele pasar con las anticelulíticas, no reseca.

Y todo, como siempre en Natvral Lavde, ligado con agua purificada y conectado con los probióticos para activar las defensas naturales de la piel.