Ingredientes naturales..

Aceites de almendras dulces, camelia, sésamo, margarita y coco, que te dejan suavísima, superhidratada y tersa.

Con la edad, las células se vuelven perezosas. Pero tú la quieres como hace 10 años.

Con los antioxidantes y estimulantes del colágeno de estos aceites, les devolverás las ganas de hacer cosillas por tu salud y belleza.

Se rejuvenece la actividad celular para reducir los efectos del envejecimiento y se restauran las redes de colágeno y elastina.

Hidratación intensiva, menos manchitas, flaccidez y aspereza, y más tersura, elasticidad y suavidad. Dile hasta luego a las arruguitas y las estrías, la inflamación y la irritación.

Aceite esencial de jazmín, para calmar y mimar

«Todo irá bien», te dicen las tímidas flores del jazmín. Su aceite esencial relaja, calma y reduce la inflamación.

Por debajo, estimula el colágeno. Por arriba, trata las manchitas de la edad. ¿Recuerdas cuando no tenías?

Aceite esencial de menta, con su toque refrescante.

Cuando hueles menta, como que se te limpia el cuerpo y se te aligera la cabeza. Su efecto tonificante es muy agradable tras el deporte. En la piel es puro frescor y alivio, un descongestionante estupendo que te quita pesadez.

Aceite esencial de rosas, que suaviza y equilibra.

Un poquito de Oil Active demuestra que «suave como una rosa» es más que un dicho.
Este aceite esencial da el toque de seda que le faltaba a tu cuerpo. Equilibra la secreción sebácea, limpia los poros y tonifica.

Extracto de cola de caballo, para depurar y purificar.

Como es rico en sílice, es bueno para el colágeno. También es un gran limpiador desintoxicante. Elimina impurezas, facilita a descongestionar y no le gusta que tengas estrías. Se encargará de ellas.

Extracto de Kwao Krua. Vamos, Pueraria mirifica. Es decir, tu nueva mejor amiga.

La Pueraria mirifica es una planta nativa de Tailandia que tiene un importante papel en la cosmética y medicina tradicional. De su tubérculo conseguimos un extracto con unas propiedades de tonificación muscular y de tejidos que dices, «¿perdona?».

También es un potente ingrediente antiedad que devuelve el vigor juvenil a las células, retrasando los efectos del envejecimiento, reduciendo las estrías y alisando las arrugas.

Como para no quererla en tu agenda.

Y todo, como siempre en Natvral Lavde®, ligado con agua purificada y conectado con los probióticos de para activar las defensas naturales de la piel.