• ¿Cuando?

Que si eres de las perezosas (y quién no, a veces), te vas a llevar muy bien con Body Slim. Se absorbe superrápido y no te deja sensación pringosa ni la molestia de manchar la ropa. Nada de esperar a que chupe.

Te recomendamos aplicarte Body Slim por la mañana, antes de empezar el ajetreo del día. Así conseguimos que sus efectos se potencien con la actividad del cuerpo. Nos encanta su tacto seco, nada graso.

Es ponértelo y a vestirse. Un tratamiento muy cómodo porque la piel lo admite enseguida.

De noche, puedes ponértelo como recordatorio para que te ayude a eliminar toxinas durante el descanso.

• ¿Cómo?

Body Slim tiene uso en diversas partes del cuerpo y está bien que aprendas a mimar cada una a su manera. Mira:

— En los brazos

Extiende el gel empezando por los codos y subiendo poco a poco hasta las axilas, primero por la parte externa y luego por la interna.

Esto lo harás con movimientos circulares, intensos pero sin prisa, con dedicación, para que el gel entre en profundidad. Acaba con un par de bombeos en la axila, es decir, presionando un poco en los ganglios para que no se acumulan las toxinas.

— En las piernas

Ponte el gel en, digamos, dos fases. La primera será desde el tobillo hasta la rodilla, y luego desde la rodilla hasta la ingle.

Hazlo con movimientos ascendentes circulares y dedica unos segundos a masajear suavemente la corva, la parte de atrás de la rodilla. Ahí tenemos unos ganglios que participan en el drenaje de la zona, así que conviene que los actives.

A continuación, aplica Body Slim en la parte interna del muslo con ambas manos, desde la corva hacia la ingle. Haz igual en la cara externa, insistiendo un poco más en las zonas más conflictivas. Justo donde acaba el glúteo (y que es donde empieza el muslo), tienes un ganglios. Masajéalos para facilitar el drenaje..

¿Lista? Vale, pues ahora haz un par de bombeos completos desde el tobillo hasta la ingle. Ya verás qué bien te quedas.

Si te lo pones de noche, aprovecha ahora para poner los pies en alto unos 15 minutos para facilitar el drenaje y descansar las piernas. Esto ayuda un montón a las embarazadas.

— En el abdomen

El masaje en el abdomen empieza… detrás del abdomen. Ponte un poco de Body Slim en el coxis (la zona de las últimas vértebras, en la cadera) y presiona ahí para activar los ganglios.

Sigue por los flancos y la cintura hasta el lateral del abdomen. Masajea con Body Slim en el sentido de las agujas del reloj para estimular el flujo interno hacia los laterales de la pelvis. Acaba el masaje donde lo has empezado: pasa del abdomen al coxis para cerrar el círculo.

Si estás embarazada, no uses Body Slim en el vientre. Reduce la retención de líquidos centrándote en las piernas y brazos y te irá estupendo.