Fácil y rápido: te pones una fina capa de espuma sin frotar, dejas que actúe unos segundos y aclaras con agua.