Aceites de soja, zanahoria y aloe vera, que reafirman y corrigen desde dentro.

Tres aceites llenitos de lo que nos gusta: ácidos grasos omega-3 y omega-6, beta-caroteno, vitaminas A, E, K, B6 y B12… Buenos antioxidantes y las sustancias que los estimulan, los mayores aliados contra las pieles tristes y sin vida.

Actúan desde dentro neutralizando a esos radicales libres que degradan el ADN y aceleran el envejecimiento celular.

Así, la piel se fortalece ante el paso del tiempo, la radiación solar, los contaminantes, el clima y los microorganismos.

Y, al estimular el colágeno, encima tienen propiedades tensoras y reafirmantes. Tu cutis lucirá especialmente radiante y fresco. Vuelve a los 28 (es un decir).

Activos probióticos y alga roja, para reducir la flaccidez.

Sabemos que quieres más colágeno, así que reforzamos esta mascarilla con extra de potentes ingredientes naturales que estimulan su formación y la de elastina.

Gracias al silicio orgánico de las algas y los probióticos conseguimos más fibras tensoras
para que la piel se estire, reafirme y tonifique. 

Previene las arrugas y líneas de expresión
y corrige las que ya tengas
.

Palo de rosa, para purificar e iluminar.

Un puntito de delicada fragancia mientras limpias y eliminas impurezas que obstruyen los poros. Terciopelo en una piel radiante que habla de lozanía.

Y todo, como siempre en Natvral Lavde, ligado con agua purificada y conectado con los probióticos para activar las defensas naturales de la piel.