Pueraria mirifica, ginseng y mango

Kwao Krua es la misteriosa y exquisita planta con la que las mujeres tailandesas cuidan su piel y su pecho desde hace generaciones (y que guardan con mucho celo). Para nosotros, Pueraria mirifica.

La querrás por su gran efecto de tonificación muscular y de la piel, que sentirás en pocos minutos porque profundiza y actúa desde dentro, desde la raíz. Con la Pueraria:

— Rejuveneces la piel
— Reafirmas los tejidos
— Tonificas y defines el músculos

Y con el ginseng, le das un impulso de vitalidad a tu cuerpo.
Es decir: querrás moverte. Porque el ginseng es una chispa de energía que te facilita a quemar más grasa con el esfuerzo muscular.

Bueno, ¿y el mango? No necesita presentación en tus desayunos, pero aquí se presenta con otras habilidades. Es un gran antioxidante rejuvenecedor y un estimulante de la transmisión nerviosa que impulsa a los músculos. Estupendo para que enciendas el motor en tus rutinas de ejercicio.

Con el mango y la Pueraria mirifica notas como aumenta el volumen muscular, la tonificación y la definición de tu abdomen, brazos, piernas y glúteos.
Vas a moldear el cuerpo. Las formas, en su sitio, bien perfiladas.

Querías que se te notara, ¿verdad?

Aceites de almendras dulces, salvia, y manteca de karité, para hidratar y proteger la piel sometida a tensiones
Al hacer ejercicio la piel se estira, tensa, incrementa y pierde volumen rápido, se deshidrata… Necesita cuidados después del esfuerzo para recuperarse.

Una buena hidratación y nutrición la mantienen elástica y resistente. Los activos antioxidantes y los estimulantes del colágeno la rejuvenecen y tonifican, mejoran las estrías y las arrugas y combaten la flacidez.

Ya verás qué suave, relajado y jugoso te queda la dermis. El descanso merecido.

Aceite esencial de menta, que reconforta y alivia
El perfume de la menta es especial y su sensación refrescante calma a la piel cansada tras un día largo o el deporte intenso.

Descongestiona y favorece la circulación en la zona. Ese frescor es ideal para estimular el movimiento y aligerar las piernas. ¡A saltar!

Centella asiática ¿La conocías? Esta pequeña planta ha superado la prueba del tiempo en la milenaria medicina ayurvédica y aquí nos encanta por su poder cicatrizante y calmante. La piel delicada, sensible, arañada o incluso herida va a aliviarse, refrescarse y renovarse.

Ese tropezón al correr no va a frenarte.
Las estrías del embarazo y la celulitis, todavía menos.

Y todo, como siempre en Natvral Lavde®, ligado con agua purificada y conectado con los probióticos para activar las defensas naturales de la piel.