Lavar a mano con jabón neutro, que no contenga lejía. Dejar secar al aire y no introducir en la secadora.

El bambú al ser naturalmente antibacteriano y transpirable hace que estos guantes sean resistentes al moho y al mal olor.

 Sus cualidades beneficiosas se mantienen como el primer día, independientemente de las veces que los utilices.